Mi experiencia en el I Encuentro de educadorxs de museos en México

Los días 15 y el 16 de octubre de 2018, se llevó a cabo el I Encuentro de Educadorxs de Museos en México. Nos dimos cita en el Museo Franz Mayer, en el Museo de Arte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y en otros recintos del Centro Histórico que también colaboraron.

Antes de que la experiencia se diluya -entre otras que pasaron y otras por venir-, hago una breve reseña de este primer encuentro. Los detalles del evento se pueden consultar en Educadorxs.org

Mi balance

  1. La convocatoria me pareció muy plural. Los colaboradores participantes de las distintas mesas y actividades procedían de variadas instituciones, de muchos estados del país, con edades y perfiles profesionales diversos, y con experiencias muy ricas que compartir.
  2. El encuentro tuvo diversos formatos que lo dinamizaron: conversaciones con profesionales, exposición de carteles, reflexiones grupales, visitas tras bambalinas a las actividades educativas de los museos participantes, presentación editorial, diálogos “movilizados” y talleres.
  3. Tuvo un concepto muy claro guiado por su título: “Donde el corazón late más fuerte” Así, los formatos ya mencionados, se titularon: Círculo clínico, circulación, cardiograma, latidos, cardio, arterias y cardiograma.
  4. Un gran acierto: el balance entre profesionales pioneros, muchos emergentes, y otros con una trayectoria consolidada, representantes de varias instituciones y del sector independiente.
  5. Aplausos para la publicación que antecede y acompaña el evento, con las reflexiones de veintiocho personas que aportaron sus ideas sobre el desarrollo y situación actual de la educación de museos en México.  Al titularse “Donde el corazón late más fuerte. Educadorxs de museos en México I”, promete un tomo II.
  6. Genial encontrarme con tantos amigos y colegas, además de conocer a nuevas personas. Una de las sugerencias en el evento fue crear un directorio. Apoyo esta idea.
  7. Me sigue faltando la comunicación en redes sociales de mayor impacto. Sugerencia: en el programa del evento, agregar las cuentas de personas e instituciones para poder arrobarlas, así como la etiqueta o hashtag del encuentro. Las cuentas institucionales de los museos participantes prácticamente no difundieron lo que estaba pasando. A favor: el evento tiene página de facebook en la que colegas han comenzado a compartir su experiencia.

Momentos clave como fueron documentados en Twitter.

Educadores 1Educadores 2Educadores 3Educadores 10Educadores 4Educadores 5Educadores 6Educadores 7Educadores 8Educadores 9

Me encantó formar parte de este Encuentro. Felicito a lxs organizadorxs y espero nos compartan su balance y los resultados de las diversas actividades colaborativas que realizamos.

 

 

¿Exposiciones de excelencia? Cómo valorarlas.

Una parte importante del trabajo de los museos se dedica a concebir, planear, diseñar y realizar exposiciones, ya sea para las llamadas muestras permanentes o para propuestas temporales, para exhibir en sus propios espacios o para itinerar en otras instituciones.

A las exposiciones se dedican grandes presupuestos y mucho trabajo. La finalidad: poner en juego objetos, ideas y experiencias para ofrecer propuestas a las miles de personas que acuden a visitarlas. Pero, ¿cómo valorar la calidad de las exposiciones? ¿Cómo saber si una exposición es mala, regular, buena o excelente? En esta entrega de El Diván abordaré un método propuesto por la especialista estadounidense Beverly Serrell.

2016-11-11 12.56.55
Beverly Serrell en el evento Museo Participativo, Papelote, Noviembre 2016

Beverly Serrell ha trabajado en el área de museos desde 1979 como consultora, conferencista y autora de publicaciones en temas relacionados con la concepción, desarrollo y evaluación de todo tipo de exposiciones. Es autora del libro Exhibit Labels: An Interpretive Approach (AltaMira Press, 1996, segunda edición de 2015 por Rowman & Littlefield), del estudio clásico Paying Attention: Visitors and Museum Exhibitions
(American Association of Museums, 1998) y del libro Judging Exhibitions: A Framework for Assessing Excellence (Left Coast Press, 2006), el cual nos ocupa en esta ocasión.

El “Marco de trabajo para valorar las exposiciones desde una perspectiva centrada en los visitantes” fue desarrollado por Serrell en colaboración con colegas pertenecientes al Chicago Museum Exhibitors Group (CMEG), quienes participaron de manera voluntaria revisando y criticando exposiciones para, después, desarrollar un conjunto de estándares compartidos sobre lo que significa una exposición de excelencia [1]. La pregunta de investigación que guió el trabajo fue: Si diferentes profesionales de museos utilizan el mismo juego de estándares para revisar el mismo grupo de exposiciones ¿los revisores coincidirán o no coincidirán en el grado de excelencia para cada exposición? Y si no lo hacen ¿por qué?

Esta propuesta, de acuerdo con la autora, es una vía alternativa a otros métodos por los cuales se pueden valorar las exposiciones abiertas al público: la evaluación sumativa o final, la crítica de exposiciones, las reseñas, los estándares profesionales y las valoraciones críticas [2]. Cada uno se lleva a cabo por ciertos agentes, responde a preguntas y propósitos específicos, genera un producto y está dirigido a una audiencia particular.

El marco de los jueces de excelencia, se realiza por profesionales de museos, responde a las preguntas ¿en qué y por qué estamos de acuerdo o en desacuerdo sobre los criterios de excelencia de esta exposición? Su propósito principal es ayudar al desarrollo profesional, no hay un producto como tal, sino que el aprendizaje se deriva del proceso de participación, y los destinatarios son los propios profesionales de museos que aplican el Marco.

En el libro Judging Exhibitions: A Framework for Assessing Excellence, Serrell relata el proceso de desarrollo del Marco, en qué consiste, cómo usarlo, incluyendo la hoja de trabajo y las instrucciones, así como sus implicaciones conceptuales. Personalmente lo he utilizado en mis clases y cursos sobre Estudios de públicos y evaluación de exposiciones. Me parece una herramienta muy adecuada para reflexionar acerca de los criterios de éxito a tener en mente en el desarrollo de exposiciones, así como para su evaluación desde una perspectiva que considera a los visitantes ¿En qué consiste?

Los participantes del grupo realizaron diversas reuniones y visitas. Propusieron cuatro criterios que toda exposición de excelencia debería cubrir: el confort, lo forma en que cautiva, las posibilidades de refuerzo de los contenidos en la propia exposición y la relevancia de los temas y contenidos para los visitantes. El procedimiento consiste en:  1) reunirse con profesionales del área interesados en aplicar el Marco (entre 6 a 10), para discutir al menos durante dos horas en qué consiste y familiarizarse con éste, 2) elegir una exposición y visitarla individualmente tomando notas sobre su experiencia, 3) generar descripciones de su visita, 4) valorar los aspectos, 5) calificar los criterios, 6) realizar una plenaria para comparar las evaluaciones, y finalmente: aprender y reflexionar sobre todo el proceso.

2016-11-12 10.56.12
Con Beverly Serrell intercambiando opiniones sobre el Marco de los Jueces de Excelencia y el Índice de Centralidad en los Públicos

En una entrega anterior de este blog escribí un ejemplo de su uso. Como mencioné, lo he aplicado en mis cursos, por ello me interesaba contar con una versión en español accesible a la consulta de mis alumnos y otros profesionales interesados. Tuve la fortuna de conocer personalmente a Beverly en su visita a México en 2016, conversar con ella sobre mi experiencia con el Marco y proponerle publicar en este blog la versión traducida del mismo ¡propuesta que aceptó gustosa!

Les invito a leer cuidadosamente el Marco, aplicarlo y compartir su experiencia. Una de las discusiones en las clases al revisarlo y utilizarlo, giró en torno a si todos los criterios son aplicables a nuestros contextos en habla hispana, si los aspectos que se valoran son relevantes para nosotros. Estoy segura de que a Beverly le gustaría conocer nuestras ideas, críticas constructivas y experiencias al respecto.

Solicita la hoja de aplicación del “Marco de trabajo para valorar las exposiciones desde una perspectiva centrada en los visitantes” en español aquí.

¡Gracias Beverly Serrell!

[1] Serrell nos aclara que el Marco es aplicable a exposiciones que tienen propósitos educativos o a exposiciones temáticas que en su propuesta incorporan un mensaje claro a comunicar.

[2] En el artículo de Alan Teller titulado Assessing Excellence in Exhibitions: Three Approaches, el autor discute este método en comparación con otros. Revisa el artículo aquí.

 

 

Evaluación en museos y desarrollo profesional

La semana pasada nos dimos cita en el espacio de diálogo y formación que año con año convoca el Seminario de Investigación Museológica (SIM), con sede en el Museo Universum, de la Universidad Nacional Autónoma de México. El SIM organiza un seminario mensual en el que diversos especialistas del ámbito de los museos presentan avances de investigación o aportaciones desde la práctica. Asimismo, coordina el evento anual llamado “Encuentro de prácticas ejemplares en evaluación en museos” y el “Curso Taller Evaluación en Museos” el cual ha alcanzado ya siete ediciones.

Me interesa hablar de este curso porque, poco a poco, presenciamos cómo en éste y otros espacios (como el posgrado en museología de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, ENCRyM) se ha comenzado a formar una comunidad de práctica en torno a los estudios sobre los públicos de los museos y a la evaluación. Hace algunos años encontrábamos este tipo de eventos pero de manera aislada, hoy es cada vez más frecuente que los espacios de formación reciban a quiénes desean incursionar en el campo, actualizarse o continuar su profesionalización.

Si bien en México aún son pocos los museos que cuentan con un área o departamento especializado para llevar a cabo estas tareas, el interés por acercarse al tema está presente en el personal de distintas áreas y profesiones. El 7° curso al que asisitimos contó con una afluencia de alrededor de 60-70 personas, quienes desde los más diversos contextos y áreas de desempeño estábamos ávidos de nuevos enfoques del tema; o bien, otras metodologías distintas a las que conocemos y aplicamos. Aquí les brindo una pequeña reseña de los tres días de trabajo.

Día 1. Manejo de sistemas de información geográfica (SIG). Carlos Ávalos Franco impartió este módulo. Basado en su experiencia en el Sistema de Información Cultural (SIC) de la Secretaría de Cultura, nos mostró paso a paso cómo utilizar la herramienta Mapa Digital del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), un SIG que “integra información de los elementos naturales y culturales que conforman el entorno geográfico del país y permite relacionarlos con información estadística”. Así aprendimos a cargar el mapa de una entidad -en este caso la Ciudad de México- colocar un punto georeferenciado -como un museo- y relacionar información estadística al respecto, por ejemplo, crear una marca denominada buffer, la cual traza un radio alrededor del recurso cultural y permite leer información asociada: número de habitantes, características de la población, entre muchas otras más.

2018-01-31 10.32.49

Lo que me llevé: la información y su uso con fines de investigación o gestión, siempre serán una herramienta de gran utilidad en la planeación, la toma de decisiones, para generar políticas, etc.

El reto a superar: capacitarse en estos temas requiere tiempo y esfuerzo para conocer las herramientas y explotarlas a su máxima capacidad. Si tomaron el curso, saben de lo que les hablo. Por si sí y por si no, aquí una probadita del Manual del usuario.

El ponente: ¡gracias Carlos! Excelente sesión. La capacitación en software siempre es un reto, sobre todo con herramientas nuevas y más aún con grupos tan numerosos.

Día 2. Ideas museales. Esta sesión estuvo a cargo de María del Carmen Sánchez Mora. Carmen, como la conocemos es una excelente ponente, experta en evaluación en museos de ciencia y en “tallerear” este tipo de contenidos. Aunque esta parte del curso no se enfocó a la evaluación de exposiciones tal como la conocemos, sí aportó elementos para valorar una “idea museable” y nos ofreció varios criterios de verificación para saber si una idea para una nueva exposición es factible: ¿va acorde con la misión del museo?, ¿es relevante para los visitantes?, ¿es apropiada al medio expositivo?, ¿investigable?, ¿multifacética?, es decir, ¿en sus componentes puede incluir diversidad de medios y estrategias de diseño?, ¿divertida? Los diversos involucrados -autoridades, curadores, educadores, etc.- ¿la apoyan?, ¿puede ser respaldada con objetos (colecciones)? o ¿con qué tipo de equipamientos? Sus contenidos ¿se autosoportan? ¿o requieren de guías o mediadores para su apoyo?, ¿es financiable?

Responder a todas estas preguntas ANTES de iniciar un proyecto, ya es en sí mismo un criterio de evaluación; además, Carmen nos instó a incluir a la evaluación previa (con públicos) durante la etapa de investigación preliminar en el desarrollo de la exposición. También a tenerles siempre en mente mientras transitamos de un tema general, al desarrollo del objetivo, el “mensaje para llevar”, el nombre de la exposición, las ideas principales y las ideas secundarias.

2018-02-01 12.11.52

Lo que me llevé: al evaluar exposiciones en ocasiones tendemos a poner demasiado peso en los públicos ¿qué se llevan? ¿por qué sí o por qué no aprenden? “no leen”, etc., pero antes debemos situarnos en una postura crítica como museo y desarrolladores de exposiciones, ¿qué queremos comunicar? ¿cómo lo hacemos? En esta sesión partimos desde ahí para desarrollar seis propuestas de “ideas museables” en equipos. Muy disfrutable.

El reto a superartratar de incorporar este tipo de metodologías en las tareas diarias del diseño de exposiciones. Ganar tiempo en los apretados calendarios para dedicar tiempo a la planeación y la estructuración de ideas claras, teniendo en mente siempre a los visitantes y públicos potenciales. El mayor reto: generar el “mensaje para llevar” (Ya dedicaré una entrada próxima en este blog para hablar de tres acercamientos al tema).

La ponente: ¡gracias Carmen! Una delicia tomar un taller con ella. Es muy clara y siempre tiene alguna herramienta a mano para hacer los ejercicios. Genera confianza en los participantes y todos logramos proponer ideas muy interesantes.

Día 3. Comentarios de los visitantes. El tercer y último día tocó el turno a Patricia Aguilera para dirigir un taller relativo al análisis de los comentarios de los visitantes. Como nos comentó Paty, los comentarios de visitantes son uno de los recursos más “sencillos” y comunes para obtener retroalimentación de nuestros públicos. Hablamos de esas libretas o buzones que están por ahí para dejar opiniones. Siempre se ha dicho que en éstos encontramos ideas extremas, felicitaciones o quejas, de cierta forma reflejan el sentir de los muy satisfechos o de los que experimentaron algo desagradable. La sesión estuvo muy bien balanceada, desde proveer un marco conceptual del cual partir, hasta brindar una metodología para sistematizar los comentarios y obtener alguna valoración al respecto.

Es verdad que los comentarios de los visitantes pueden quedar en el limbo sin que nadie los atienda, analice, dé siguimiento; también es verdad que pueden convertirse en una forma de conocer a los visitantes y sus intereses. Si en sus libros hay comentarios poco relevantes, prueben a poner una pregunta detonadora, algo que guía la conversación, como en el ejemplo de Paty: “Cuéntanos de tu visita”.

2018-02-02 10.18.32

Lo que me llevé: me recordó mi propia experiencia al sistematizar los comentarios en el Museo Interactivo de Economía mientras trabajé en el área de evaluación, lo cual me hizo pensar nuevamente en el reto de compilar, organizar, analizar muchos comentarios; pero sobre todo, darles cauce hacia las áreas involucradas que pueden resolver o considerar las sugerencias, quejas o información que se vierte.

El reto a superar: nuevamente se trata de lograr incorporar de alguna forma estas tareas en el día a día del museo, para que sean parte de una cultura de la evaluación y no de una evaluación por relleno. A veces pensamos en llevar a cabo estudios de públicos muy elaborados y complejos, que no hacemos por falta de tiempo, personal o presupuesto, pero dejamos de lado las fuentes básicas de información en el museo: la estadística de visita y los libros de comentarios.

La ponente: También ¡gracias Paty! Fue muy refrescante volver a este tema llevados por un hilo conductor muy interesante, con ejemplos y anéctodas. Además los asistentes también realizamos un ejercicio práctico con buenos resultados y una discusión de mucho interés.

A todos y todas las participantes ¡Gracias! Creo que entre todxs logramos un aprendizaje en colectivo. Finalmente a las organizadoras, que además de la calidad del programa y la logística lograron que el último día nos lleváramos nuestra constancia a casa.